Monasterio de San Antolín de Bedón (Llanes, Asturias)

San Antolín de Bedón fue un monasterio benedictino ubicado el concello de Llanes, situado en el extremo occidental del mismo, en un verde vallejo que sólo dista unos cientos de metros de la playa homónima de San Antolín.

Alrededor de la iglesia queda un poblado prácticamente abandonado con las viviendas en ruina y hay que reconocer que, aunque se llegue hasta él a plena luz del día, provoca un cierto desasosiego su vista.

Una vez pasado esta inquietud, el esfuerzo merece la pena, pues nos encontraremos ante una iglesia conservada impecablemente, especialmente tras la restauración de la que ha gozado no hace demasiados años. En ella, los muros de mampostería que son mayoritarios en su fábrica se enfoscaron dando un aspecto lisura que contrasta con el que tenía antes.

Este aspecto puede parecer desacertado pero hay que recordar que los templos medievales se enfoscaban con colores de claro, lo que además de dar un aspecto más luminoso, permitía alisar las rugosidades de los muros, especialmente si se componían de mampostería.

Se trata esta iglesia de un edificio tardío (inicios del siglo XIII) muy equilibrado y armonioso en toda su arquitectura. La decoración, sin embargo, es muy contenida, limitándose a los canecillos (algunos restaurados) donde aparecen bastantes motivos figurados en distinto estado de conservación.

Estructuralmente, cuenta con tres naves y cabecera de tres ábsides semicirculares. Cuenta con crucero poco sobresaliente en planta, pero sí en alzado y un cimborrio sobre el transepto.

Las naves se cubren con madera, mientras que crucero y ábsides lo hacen con crucería.

El ingreso se hace por dos puestas. La principal es la occidental, que tiene arquivoltas ojivales sobre columnas. La meridional es similar, pero no dispone de columnas. En ellas se aprecia especialmente el carácter tardío ya mencionado y la influencia de la arquitectura cisterciense, que domina el panorama artístico de la Edad Media hispana en el arranque del siglo XIII.